"LA LECTURA ES LA GRAN PROVEEDORA DE ARGUMENTOS, LA CLAVE PARA QUE LOS DEMÁS NOS ESCUCHEN"
José Miguel Monzón (Humorista español)



Loading...

jueves, 20 de noviembre de 2008

Picasso también era poeta...


Uno de los genios del arte del siglo XX, Pablo Ruiz Picasso, también cantó a las musas en verso libre y ahora, por primera vez, sus poemas, editados originariamente en francés, han sido publicados en español bajo el título "Poemas en prosa". La obra fue presentada ayer en la Fundación Picasso, con sede en la casa natal del artista malagueño


Picasso decía a sus amigos que sabía que pasaría a la historia como un pintor, pero a él le habría gustado pasar como un artista plural", ha afirmado en rueda de prensa José Bermúdez, de la editorial Plataforma, que ha publicado este libro con 101 composiciones en prosa a partir de la edición en francés de 1989 a cargo de Gallimard.
Según Bermúdez, los poemas de Picasso son "muy similares a su pintura", con una gran diversidad temática y "metáforas muy pictóricas", y los principales rasgos distintivos son la ausencia de puntuación y los títulos, que se corresponden con las fechas en que escribió cada composición.
Los temas van "del amor a la muerte, pasando por la crítica social", y los poemas son "muy visuales", ya que "el recuerdo de la obra de Picasso está siempre presente".
También se aprecia "el desorden típico de la obra de Picasso, con la ausencia de puntuación y el bombardeo de ideas", ya que el artista malagueño escribe "de forma desordenada, pero el mensaje queda claro", ha añadido Bermúdez.
Picasso empezó a escribir a partir de 1935, cuando a sus 54 años, y meses antes de que estallase la Guerra Civil española (1936-1939), tuvo a su hija Maya con Marie-Thérèse Walter y comenzó una relación con la fotógrafa surrealista Dora Maar, mientras su esposa, Olga Koklova, pedía el divorcio, que no consiguió nunca.
Su corpus literario fue fructífero -más de trescientos cincuenta poemas y tres obras de teatro-, sobre todo el que discurrió entre 1935 y 1936 y que después se fue atenuando hasta 1959, año en el que se fechó su último texto conocido. Su espíritu experimental, al ensamblar y superponer imágenes buscando la musicalidad, lo consiguió a través de la repetición de palabras y la concatenación sin signos de puntuación.